A la orilla del río Misisipi, en la ciudad de Alton, Illinois, se cuentan historias y leyendas que atraen a expertos de la actividad paranormal de todo el mundo.

Películas ‘basadas en hechos reales’ han salido de este pueblo en el que todos sus habitantes conocen las historias más escalofriantes de las mansiones abandonadas que se construyeron desde su fundación hace 200 años.

Caminar por aquí puede recordarte la película de La Bruja de Blair o incluso sentir que estás en el set de grabación de la nueva versión de Netflix de Sabrina, porque además de su arquitectura y caminos fantásticos, los habitantes toman muy en serio la presencia de espíritus.

Uno de los lugares que acumulan una gran cantidad de historias y dramas, es Mineral Springs Hotel, un gran hotel abandonado en donde se registra se realizan sesiones con médiums y búsqueda de manifestaciones físicas, captadas a través de equipos especiales, como si estuvieras en un programa de cazadores de fantasmas.

Recorrer las instalaciones de este hotel te dará más de un escalofrío y las historias de los asesinatos o ‘accidentes’ ocurridos, ponen a prueba a aquellos con nervios de acero.

Este pueblo ha sido declarado como uno de los más embrujados de Estados Unidos y con justa razón. También es hogar de ‘El Piasa’, una supuesta criatura legendaria propia de la mitología de los nativos norteamericanos.

Conduciendo por la carretera a lado del río Misisipi, se puede ver una imponente cueva con la representación de esta criatura, que según cuenta la leyenda, es mitad hombre mitad dragón, que se alimenta de niños y personas que no han recibido el bautismo.

Al caer la noche, hay un lugar en esta ciudad que está en la lista de “ los lugares más embrujados” y se trata de la Mansión McPike. Miles de visitantes e investigadores paranormales han visitado los terrenos de la mansión, asegurando que los espíritus aún vagan por la propiedad.

Algunos creen que se trata de los dueños originales, Leonor y Henry McPike, quienes todavía deambulan por los pasillos de su antigua casa.

Si quieres comprobar cómo han llegado a la conclusión de la presencia de espíritus, puedes realizar una sesión médium en un espacio aislado de la casa, dedicado a esta actividad que se realiza a puerta cerrada en total obscuridad, contactando con las energías del más allá a través de la médium y unos especie de varas que se moverán si acceden a una charlar contigo.

Esta es una visita obligada para los amantes de lo paranormal y sin duda es una experiencia de película en la que parece Halloween todo el año.