Con saco, corbata y pantalón oscuro, Boris Ivan, nos cuenta cómo ha llegado a consolidarse como uno de los mejores mixólogos del mundo y, aunque al preguntárselo su respuesta sea halagadora y recatada a la vez, “no es para tanto”, al preparar un cóctel especial para Glits lo demuestra sin decir una palabra.  

No es un mago y mucho menos un maestro circense, sino un experto en mezclar con improvisación o siguiendo las clásicas recetas del gin The London N.1.

“Sweet or salad?” Nos cuestiona antes de sacar sus primeras herramientas de trabajo. –“Sweet”, respondemos.

A dos copas de cristal cortado les echa unos cuantos cubos de hielo para después amortajar unas fresas frescas y agregarlas al shaker. En este momento el show llega a su punto máximo, las manos se le ven moverse como alas de colibrí y en menos de un minuto parte de la bebida ha quedado lista. Devuelve los hielos, pues sólo eran para enfriar el envase, y ahora sí cuela la preparación, agrega un chorrito de cerveza Stella, crema de cacao y un pétalo de rosas. “Cheers”, decimos todos.

A la fecha, Ivan es embajador internacional de Spirits de González Byass, puesto al que llegó tras un largo camino que inició cuando estudiaba psicología. Como líder de varios bares y restaurantes, considera que esta carrera no es muy lejana a la del barismo pues es necesario saber dirigir un equipo y convertirlo en una familia; “ser el ejemplo y no pedir u ordenar, sino colaborar”.

Durante sus estudios en la Universidad de Eslovaquia, de donde es originario, emprendió su carrera en la industria del bar al igual que su historia laboral en diversos bares. Más tarde, se mudó a Londres para trabajar en el hotel Soho.

Con el paso del tiempo se le abrieron más oportunidades como la de Asistente de Gerente de Alimentos y Bebidas en el Crowne Plaza de Praga. En este momento también se encontraba trabajando al lado de Stanislav Vadrna como consultor externo en el reconocido bar UFO.

Fue así, que otros lugares distinguidos se sumaron a su historia de vida como el Bar Hush del hotel Mayfair, donde se hizo acreedor a reconocimientos de mixología molecular en el First Bar Show de Barcelona.

De 2010 a 2013 ganó el primer lugar del Disaronno Mixing Star Competition al representar al Reino Unido en “The European Mixing Star Final” y dirigió las barras del hotel Mint y Galvin at Windows.

En entrevista para Glits nos relata más de su vida como asesor para LA, lista de celebridades que incluyen a Jay Z y Robbie Williams, la importancia de la música a la hora de experimentar y su secreto para ser un excelente mixólogo.

Sabemos que mientras estudiaste psicología decidiste comenzar tu carrera profesional y laboral en la industria coctelera ¿Cómo fue este proceso?

Trabajé en un bar en Londres después de terminar la carrera y comenzó a interesarme todo acerca de esta  industria. Fue una sorpresa descubrir las asociaciones que hay entre la psicología y el oficio de hacer coctelería, detecté que mis estudios podrían aplicarse perfectamente a mis inicios como mixólogo, pues conoces a diferentes personalidades todos los días y hay que saber cómo tratarlas.

Has pasado por varios icónicos bares como en el hotel Soho, el Crowne Plaza de Praga, el bar UFO, por mencionar algunos, ¿qué experiencias has aprendido?

Cada lugar tiene locaciones, costumbres y estilos diferentes, pero lo que aprendí de todos es que la hospitalidad y el servicio al cliente es lo más importante. Esta profesión te pone a prueba diario, lo que la hace fascinante.

Has recibido varios premios de mixología molecular. ¿Tienes algún secreto, receta o fórmula para crear el coctel perfecto?

Podría arriesgarme a decir que el 90% de la mixología molecular proviene de la gastronomía. El secreto fue aprender a través de largas jornadas de trabajo con chefs especialistas en el tema, aprendí cuáles son los mejores ingredientes para crear mis propios cocteles.

¿Con cuáles retos te enfrentaste para llegar a ser un reconocido mixólogo?

Sigo enfrentándome a retos diariamente,  esta profesión es agotadora porque trabajas toda la noche pero intento ser ordenado y productivo durante el día, estudio recetas y hago experimentos para afinar mis creaciones, puedo viajar por el mundo y transmitir a otros  mi conocimiento.  Creo que el mayor reto es ser honesto con uno mismo y hacer lo que más nos guste.

¿En qué te basas o inspiras para preparar los cocteles?

Anécdotas, personas, ciudades, distintas cosas que ocurren a diario. En mi opinión, la vida está llena de emociones así que trato de traerlas de vuelta y combinarlas con el sabor adecuado para lograr el coctel perfecto.

¿Cuál crees que sea el secreto para lograr posicionarte como uno de los mejores mixólogos a nivel global?

Te tiene que gustar convivir con gente, tener una buena actitud, ser un soporte, un maestro comprometido con tu trabajo, estar horas más horas que en tu casa, hacer una buena sinergia con el equipo, volverte como un gran hermano dando el ejemplo. Estar presente y guiar al personal de una manera fraternal y no siempre ser un gerente.

Ahora que eres el embajador internacional de London N.1 ¿cuáles son tus expectativas al interior de esta marca?

Dar lo mejor de mí a mis clientes, soy un gran creyente que cuando haces las cosas con pasión y dedicación, no defraudarás a quien representas. Espero que mi trabajo le guste a la gente.

¿Cuál es tu coctel favorito de London N.1?

Me considero “classy” así que elijo un Gin Tonic.

¿Cómo describirías tu forma o estilo en la coctelería?

Mi estilo ha cambiado en los últimos años. Había días que estaba realmente centrado en crear mi propio estilo y llegar a la perfección. Ahora estoy más centrado en la interacción con los clientes y no solo satisfacer mis gustos propios sino tener una buena relación con ellos.

¿Qué coctel harás hoy para nosotros?

Me inspiraré en esta gran experiencia de conocer a México y su gente y la compartiré en forma líquida.