La historia y acercamiento con el arte del galerista Carlos MIsrachi nació desde pequeño, fue testigo de innumerables encuentros con artistas, a través del tiempo heredó su pasión por el arte de su padre el griego Alberto Misrachi quien se dedicó a esta  profesión desde 1933.

Con la pura finalidad de promover el arte mexicano más allá de lucrar con las obras, su padre fue un fiel promotor de obras de la talla de Frida Kahlo, Diego Rivera, José Clemente Orozco, entre otros.

Carlos ha vivido bajo el yugo de una familia dedicada al arte, desde pequeño fue testigo de amenas tertulias organizadas por sus padres en donde artistas mexicanos como Siqueiros, Tamayo, Frida y Diego, escritores, cineastas de la talla de Pedro Armendáriz, llegaban a su casa y organizaban tremendas tardes llenas de conversaciones bohemias donde se discutían temas pertenecientes al arte hasta altas horas de la noche.

A sus 12 años comenzó a aprender a ser un galerista y poco a poco fue conociendo aspectos importantes de museografía que son parte fundamental de su oficio, posteriormente se fue a estudiar al ITESM Administración de empresas, sin embargo, el arte seguía merodeando su destino.

Fundó los la disquera Sorba, hoy conocida como Mixup. La idea de hacer una disquera lo llevó a consolidar su gusto por la música, no obstante, Carlos siguió teniendo esa curiosidad por el legado familiar de galerías, sabía en el fondo que nació con el ojo y visión para ser un galerista innato

      

Después de varios años, tras casarse y tener el honor de que su padre de bodas fuera Rufino Tamayo, se convenció de explotar su gusto por el arte y decidió fundar galería Carlos Misrachi bajo las reglas que heredó de su padre: tener un trato justo y amable con sus clientes.

Carlos continúa con la tradición de promover principalmente el arte mexicano. Cuenta con tres galerías en la ciudad, una en Santa Fe, la otra en el Hotel Presidente Intercontinental y otra en Cancún.

Platicamos con este prestigioso galerista para Glits:

Glits: ¿Cuál es la clave para mantener vigente este consolidado legado familiar de galerista?

Carlos Misrachi: La clave más allá de las obras y artistas que representas como galerista es el trato con la gente, el equipo consolidado que tienes a tu lado. La retroalimentación y el buen trabajo en equipo es fundamental y se refleja en tus clientes. Cabe señalar que el “buen ojo” y el “feeling” son otras herramientas fundamentales en esta carrera.

G: ¿Qué sensación te deja experimentar y tener de cerca  lienzos  de la talla de Diego Rivera o de Rufino Tamayo?

C.M: Es una sensación indescriptible poder ver reflejados sentimientos del artista en tus manos, cerca de ti, puedes darte cuenta de los sentimientos que guardan la personalidad del artista en dichos lienzos.

Hay una emoción total en mi cuando tengo de frente un lienzo que logra  conmoverme de tal manera, que pueden salirme lagrimas de tener frente a mi una bellísima obra de arte.

G: ¿De qué forma lograr escoger o representar a una buena obra contemporánea?

C.M: Es complicado encontrar artistas con talento innato, sin embargo una vez que logras encontrarlo ya sea directamente cuando llega a la Galería o si es necesario, tienes que darte a la tarea de irlos a buscar a sus estudios alejados de la civilización en lugares recónditos que nunca imaginarías poder encontrar a un artista. Me gusta rescatar esas voces que no son escuchadas, esos ponceles que quieren expresarle algo al mundo, pero que se esconden, que tienen miedo de ser valorados debido a la sobrepoblación artística que vivimos hoy en día.

G: ¿Qué opinas del artista contemporáneo?

C.M: Es importante resaltar que hay dos tipos para mi, aquel que es el artista autodidacta, es el que casi siempre no se da cuenta de su talento, no discute nimiedades de precios ni costos, el vive para su obra, para sus lienzos y confía plenamente en su galerista que es una especie de mentor para el. Pero existe aquel artista que lo respaldan escuelas artísticas, aquel que de entrada tiene un ego y que normalmente sólo le importa la fama.

Esta característica me parece general en todos los campos artísticos, sin embargo, existe también la envidia, la desconfianza entre el artista y su galerista. Muchas veces llegan a ti sin ser conocidos y una vez que logran “la fama” venden las obras clandestinamente a tus espaldas y el galerista ya no forma parte de su vida. Esa parte es la que no se debe hacer nunca, considero que debe haber una lealtad de ambas partes para que funcione perfectamente cada papel, pues al final es un trabajo en equipo.

G: ¿Cómo valora la Galería Carlos Misrachi el precio de una obra?

C.M: Se toman en cuenta varios aspectos, uno de ellos es la trayectoria del artista y el talento que tiene, es complejo pues el arte no tiene un valor definido, no hay parámetros previamente establecidos, pero determinas el valor de la obra de acuerdo a su creador y sus capacidades.

G: ¿Qué les puedes decir a los artistas contemporáneos que no son representados por galeristas?

C.M: Que se “avienten” sin miedo a ser valorados por representantes que saben del tema, que son expertos, mi galería esta abierta a todo artista, pero también maneja la sinceridad, se le dirige con mucho cariño pero también somos honestos con aquellos que les falta consolidarse como artistas.

Debido a ciertas traiciones de artistas aquí se maneja un contrato limpio en el que tanto artista como galerista tienen muy definidos sus papeles y se trabaja en sincronía, de la mano. Es importante que la humildad sea parte de su vida y de su trato.

El galerista es la voz o el intermediario con los compradores es importante confiar en el completamente. Y el artista por su parte debe comprometerse con generar obras, no mal gastar el dinero con las primeras y dejar de hacer creaciones.

G: ¿Qué ofrece tu galería a los artistas a diferencia de las demás?

C.M: Mantener un trato cálido entre artista y galerista, aquí no hay protagonistas, todos somos parte de un gran equipo que se retroalimenta día a día. 

G: Dinos quién es tu artista predilecto:

C.M: José Luis Cuevas, es un honor tener  de cerca una obra de el, representa a México en mi particular punto de vista de una manera inigualable, para mi es el artista más importante del arte mexicano, además de haber escrito más de 50 libros.

G: ¿Qué consejo le puedes dar a los artistas contemporáneos?

C.M: Que confíen en el galerista, que no crezca su ego y que mantengan su estilo propio.

Follow us:@Glits_mx