Cada estación es una oportunidad para celebrar, disfrutar la espectacularidad de sus colores en el paisaje y experiencias que nos invitan a explorar nuevos sabores y sensaciones.

El vino es una opción ideal para acompañar los momentos del otoño y estas propuestas de vino rosado, serán un acompañamiento perfecto para maridar los platillos de la temporada.

Henri Abelé Brut Rosé

Este champán Brut Rosado se elabora con los mejores crus de la Champaña y alcanza su plena madurez tras descansar sobre lías tres años al amparo de la luz y los cambios de temperatura.

En boca, el sutil ataque confirma estas sensaciones y nos hace recuperar el sabor afrutado y la delicadeza característica de este Rosado. Notas tostadas redondean un final perfectamente acompañado de una dosificación discreta que se funde en boca. Particularmente indicado para el aperitivo y el primer plato.

Bollinger Rosé

Es la auténtica demostración de un savoir-faire único en materia de vinificación de tinto y de dominio del ensamblaje: una auténtica alquimia, un vino con un alto grado de tecnicidad.

Bollinger Rosé marca un momento íntimo y original; es perfecto para un picnic, como aperitivo o con un postre de frutas poco azucarado. Para realzar su estilo único, su bouquet, sus aromas, aconsejamos servir el Bollinger Rosé entre 10 y 12°C. ¡Para degustar enseguida!

Freixenet Cordón Rosado

En boca muestra una gran frescura y ligereza, suave al paladar, apareciendo de nuevo los gustos de frutas rojas, típico de los vinos y cavas rosados de la región del cava.

Cava perfecto para aperitivos. Ideal para carnes suaves, arroz y pastas. Se elabora con tres tipos de dosage distintos, Brut, Seco y Semi Seco.

Freixenet ICE Rosé

Ha sido especialmente elaborado para ser disfrutado en copa balón con grandes cubitos de hielo.

Para elaborar Freixenet ICE Rosé se han seleccionado dos de las variedades tintas más nobles, la Garnacha y la Pinot Noir. La Garnacha aporta un toque picante y de fruta roja madura mientras que la Pinot Noir realza el frescor y la acidez y aumenta su sabor a frutos del bosque. El toque del Chardonnay consigue un vino más intenso y equilibra el efecto del hielo.

Santa Margherita Sparkling Rosé

Este vino rosa pálido trae un ramo completo de agradables aromas florales con toques de bayas rojas. Su sabor es delicado, pero vibrante y bien redondeado, permaneciendo en el paladar y convirtiéndolo en un vino deliciosamente fácil de beber.

Es momento de disfrutar el otoño con tu vino rosado favorito y la mejor compañía.