Hola amig@s de Glits:

¡Me da mucho gusto saludarlas de nuevo!

Hoy, en el mes de las madres, quiero platicarles sobre un tema increíblemente importante. No solo es un tema, es una misión que tenemos todas las mamás de este mundo: ¡educar a nuestros hijos para que sepan ser felices y exitosos!

bond_between_mother_and_child_by_andrea_cristina

Actualmente educar a un hijo para que tenga éxito en su futuro es un gran desafío; la educación debe estar apoyada de un amor sólido y profundo, respetando los deseos y sueños de nuestros hijos, sin juzgarlos, y aceptándolos y reconociéndolos como son. Esto será fundamental  para que tengan éxito a lo largo de su vida. ¿Pero qué significa educar?

Willian Author Ward, uno de mis autores favoritos, dice:

  1. El profesor mediocre habla
  2. El buen profesor explica
  3. El profesor excelente enseña
  4. El profesor excepcional INSPIRA

Y eso es lo que tenemos que hacer con nuestros hijos al educarlos: ¡INSPIRARLOS!

Nosotras como madres tenemos que saber motivar e inspirar en nuestros hijos el planteamiento de opciones y acciones para alcanzar sus metas. También estimular y hacer “preguntas poderosas”, dándoles la oportunidad que ellos mismos encuentren las mejores respuestas. A través del coaching podemos descubrir tanto las habilidades, talentos y cualidades, así como aquellos comportamientos y actitudes que lo limitan negativamente, ayudándolos a desarrollarse.

99399f0105fa5abde7ef18c51ae3730c

Les dejo algunos ejemplos de preguntas poderosas que podemos hacer a nuestros hijos:

  • ¿Qué piensas de lo que acabas de hacer?
  • ¿Qué necesitas hacer para tener tu cuarto ordenado?
  • ¿Entiendes porque es importante hacer la tarea?
  • ¿Qué otras formas pueden haber para que te lleves bien con tu hermana?
  • ¿Cómo te sentirás cuando termines la escuela con buenas calificaciones y te vayas de vacaciones?

Es muy importante lograr empatía, basada en el amor incondicional, pero también es importantísimo poner límites cuando sean necesarios. A final de cuentas quien ama sabe educar, por lo que debemos marcar los límites siempre sin dañar su autoestima.

Todos los padres que formaron hijos exitosos creían que sus hijos eran capaces de lograr todo aquello que se propusieran. Cuando amas sin sobreproteger empiezas a abrir las puertas del éxito y de la seguridad. ¡Ahí empieza el “coaching para la vida”!

También debemos saber confiar en nuestros hijos, sino estaremos evitando que desarrolle su potencial sin pasar por experiencias que lo ayuden a vencer nuevos retos. Una parte importante en el proceso de coaching es maximizar el poco tiempo que tenemos para que sea un momento de formación con calidad de escucha, de atención y de feedback poderoso hacia los hijos. IMPORTANTE: cuando estén con sus hijos dejen los celulares y computadoras, mírenlos a los ojos.

madre-e-hijos

Ten en cuenta los siguientes consejos para que logres esta difícil tarea de lograr que tus hijos sean exitosos y felices:

  • Conviértete en su fan más grande.
  • Cree en ellos: eso significa que estás segura de que conquistarán lo que se propongan.
  • Preséntales retos que puedan resolver exitosamente y ve aumentando poco a poco el grado de dificultad; esta experiencia les hará saber que son capaces de tener éxitos.
  • Incentiva la habilidad de soñar de tus hijos, somos los adultos con nuestra historia personal quienes destruimos su poderosa imaginación.
  • Si permites que tus hijos sean mediocres, aprenderán a evitar el esfuerzo.
  • Cada vez que festejes con tus hijos sus éxitos, estás promoviendo el alto rendimiento.
  • Enséñales a tus hijos que lo más importante es ser, no tener.
  • Si deseas que tus hijos sean honestos, necesitas vivir con honestidad.
  • Muéstrales el camino del éxito, exigiéndoles lo mejor que puedan dar en todo lo que hagan.

¡Ahora llegó el momento de agradecer a nuestras madres por habernos traído a esta tierra! Te sugiero una meditación de 5 minutos para hacerlo: siéntate en una posición cómoda, respira y expira lentamente por la nariz, tranquiliza tu mente, conéctate con tu yo interior y agradece todo lo que tu mamá hizo por ti.

¡Un beso y nos leemos en dos semanas!

Sugerencia del libro: Coaching para tus hijos.