Consumir agua alcalina hoy en día, suena familiar y parece solo parte de una tendencia, pero en realidad, su pH es mayor que el de la normal, reduce su acidez, ayudándole a tu organismo a regular su pH.

Otros beneficios de beber agua alcalina es una mejor digestión, optimización en eliminación de toxinas y ayuda a combatir la retención de líquidos.

Este tipo de agua se encuentra fácilmente en supermercados, embotellada y lista para tomar, pero también puedes hacerla en casa.

Te compartimos los siguientes 3 métodos sencillos para hacer tu agua alcalina en casa.

Una forma sencilla que seguramente haz realizado en más de una ocasión, es hirviendo el agua. Se recomienda beberla caliente o tibia, sin embargo la temperatura no afecta el nivel de pH alcanzado. Después de la ebullición y dejarla enfriar un poco, almacénala en un envase metálico o de vidrio.

Otra opción fácil, es poner gotas de pH en una jarra de agua. Notarás su efecto gracias a sus minerales alcalinos concentrados. Las encuentras comúnmente en tiendas naturistas.

Para el hogar, una forma muy práctica es tener un filtro ionizador, puedes encontrarlo en tiendas de artículos para el hogar o de venta en línea en sitios como Amazon.

Para comprobar la eficacia del método que elijas, compra un medidor de pH para evaluar el nivel de acidez de tu agua y nota la diferencia.

Ya sabes qué hacer para probar sus beneficios.