En busca de una industria más amigable con el medio ambiente, al ser la industria de la moda la segunda más contaminante del planeta (después del petróleo), en los Países Bajos se ha desarrollado un sistema para teñir las prendas sin ocupar una gran cantidad de agua.

La propuesta es un aparato que usa bióxido de carbono en lugar de agua para teñir las prendas. Además, captura los gases que provocan el calentamiento global, y los reutiliza para imprimir color en las telas.

De esta forma, uno de los procesos más contaminantes, se convierte en un paso amigable con el planeta en el que se reduce el estimado de 100 a 150 litros de agua requeridos para procesar un kilo de textiles con los procesos actuales.

El invento pertenece a la compañía DyeCoo Textile Systems BV ubicada y ha revolucionado las técnicas industriales para reemplazar el uso de agua y químicos con CO2 reciclable y reducción del uso de energía.

Entre las empresas que han emprendido este proceso, la firma de ropa deportiva Nike abrió un centro de teñido ‘Waterfree’ con estos equipos de alta tecnología eliminar el uso de agua y productos químicos, nombrando a esta innovación sustentable ‘ColorDry’ para hacer énfasis en los beneficios de esta técnica sin precedentes en la industria.

Con los procesos que pronto podrían quedar en el pasado, para teñir una camiseta se utilizan cerca de 30 litros de agua. Con Nike “ColorDry” cambia a un proceso presurizado de dióxido de carbono que satura fibras textiles de color, corta la sustancia húmeda del proceso en su totalidad, ahorra energía y elimina la necesidad de agentes químicos adicionales.

Esperamos más empresas adquieran esta tecnología y contribuyan a la preservación del planeta.