El ilustrador ruso basado en NYC, Toma Vagner, crea inusuales ilustraciones que remiten a los manuales de uso de cualquier objeto que adquirimos en la vida cotidiana.

img_8_1506806954_6f2bfe2a88a9e077ce47634c5c063243 img_7_1506806954_3cd1b753268c0c7722897e7cdcb817d8 img_2_1506806954_7efd721c8bfff2937c66235f2d0dbac1 img_5_1506806954_98c3ea0a57b3ed849b9ee630401697f3 img_1_1506806954_7d89153387e0f3ffc41641cc4fb91cc1 img_4_1506806954_bef62a68281bfb626541de90049a3635 img_6_1506806954_a335b8039329bea9a727cb8240a58283

Para lograrlos se inspira en manuales técnicos y utiliza tijeras, torres de lego o juegos de mesa para mostrar al espectador una especie de instructivo a través de personajes en movimiento que no siempre son humanos.

Su trabajo remite a los cómics o historietas ilustradas, que cuentan cómo debe actuarse sobre un tema o situación concreta y estática, con el plus que define su estilo: el diseño japonés y coreano que lo influenció desde niño. Sus obras no son perfectas, es más, los detalles, texturas y errores de la creación manual son parte de su propuesta.