Jessica Harrison, la artista británica que ha posicionado en el mundo del arte contemporáneo a sus muñecas de porcelana de la era victoriana, creó una colección donde entrecruza elementos que para muchos espectadores pueden ser contradictorios, pero sin duda capturan la atención de quien las contempla.

Jessica creó una serie titulada ‘Damas pintadas’ en las que sus muñecas de porcelana tienen el cuerpo repleto de tatuajes, plasmando diseños tradicionales como dagas con corazones, rosas, cuerpos desnudos y golondrinas.

a6

Coloridos vestidos victorianos, collares de perlas y elegantes peinados con cintas, acompañan la piel tatuada de estas muñecas.

a3

a2

a10

Esta composición de elementos, para la artista que tiene un grado de obsesión con el cuerpo, va más allá de su estética. “Quiero tratar de manera directa con el cuerpo, como realmente es. El humor que reside en estos trabajos es una manera de equilibrar este sentimiento con la posible agresión que supongan para el espectador o la posible visión de estos objetos como grotescos”.

a7 a13