Hay algunos afortunados quienes siguen recordando y comentando la grata experiencia que les dejó en boca haber probado los dos top menús servidos durante los tres días que duró Millesime 2016 en su sexta edición. Y decimos afortunados porque entre ellos hubo quien tuvo la oportunidad de saborear platillos “únicos” que conformaron la propuesta de cada restaurante que deleitó a casi dos mil comensales que acudieron al encuentro “by invitation only”.

D. Lomo de pargo en miso con nabo y limon

Todos han coincidido que este año, y más que nunca, la curaduría de las comidas interpretadas por geniales “maestros” mexicanos e invitados de varios confines de Latinoamérica fue de lo mejor y cuidada en extremo, con el fin de destacar técnicas basadas en la tradición, empleando productos locales y propios de su origen, así como el rescate de sabores de toda la vida y con una muy vistosa presentación.

No en vano estos protagonistas ocupan un lugar preferencial en el panorama gastronómico internacional como lo demostraron pocos días antes con su nombramiento en la famosa lista de los 50 Best Latam.

F. Cacao

Seis restaurantes magistralmente intervenidos por arquitectos e interioristas como Adán Carabes, Lorena Vieyra, Carlos Faci, Marina Leboreiro, Claudia García, Elías Kababié y el despacho Huatán, bajo pintorescos nombres alusivos al tema tropical de esta edición como: Colibrí, Maracuyá, Papagayo, Tamarindo, Tucán y Carambola, enmarcaron el escenario ideal para lucir las creaciones culinarias de dichas celebridades del fogón.

Así pues, la variedad de productos fue la constante, pero siempre guardando la esencia y corazón de la temática Millesime 2016, un crisol de sabores y aromas que despertaron no sólo el apetito de los comensales sibaritas que los aclamaron con fuertes aplausos al término de cada sesión.

J. Robalo con Mole

Como primer menú de degustación de la “Venezuela contemporánea” conocimos una propuesta con hincapié en el cacao, un producto que apasiona a Carlos García en su “Alto” caraqueño, presentó un ceviche de plátano maduro con chicha de maíz fermentada fresco y “arrebatador” además de un postre, desde luego con Cacao, como su nombre lo indicaba.

Rafael Costa e Silva de “Lasai” en Río de Janeiro compartió una “Obsesión por la naturaleza” y se decantó por una langosta templada con puré de calabaza y batata dulce con delicado y profundo final persistente y un lomo de pargo en miso de nabo y limón, de impecable sabor, cocción y presencia. Por su parte, representando como nadie a México, Gerardo Vázquez Lugo se llevó ‘las palmas’ con una sopa de mariscos servida en un coco real y exquisito manchamanteles con pato y frutas simplemente fuera de serie, como todo lo que ofrece en su famoso “Nicos”.

E. Manchamanteles

La segunda propuesta de menú anunció a tres ases de Perú, Bolivia y nuevamente México, empezando con “Aromas de Oaxaca” de Alejandro Ruiz desde su “Casa Oaxaca” y “Guzina” con una tostada de estofado de atún, callo de hacha y chapulines para refrescar paladar y un róbalo con mole que dejó boquiabiertos a todos.

G. Tostada de estofado de atun callo de hacha y chapulines

Le abrió paso a otro “grande” como Mitsuharu Tsumura (Micha) y su cebiche poda con crema de frijoles, caballa, aceite de oliva y leche de tigre y un asado de tira de wagyu Nitsuke, con crema de papas nativas y ajo, simplemente para emocionar y destacar la “Excelencia Nikkei”, tal y como lo hace en su famosísimo “Maido” de Lima, Perú.

H. Cebiche Poda

Kamilla Seidler no se quedó atrás y de su “Cocina de autor y despensa” trajo un amaranto cremoso creando cierta controversia de primera impresión para luego halagar con un sabor excepcional y delicado al paladar, y finalmente un postre de piloncillo cremoso con crocante de maracuyá y perfume de cilantro.

I. Amaranto Cremoso

Los seis protagonistas marcaron la pauta a seguir por la siguiente cuadrilla de cocineros que habrá de continuar con la misma línea para la siguiente edición Millesime 2017. El reto será difícil, es un hecho.