Un hecho inédito en la historia de la música tomó lugar en el Centro Cultural Roberto Cantoral en Coyoacán, Ciudad de México, donde por primera vez, la Inteligencia Artificial de un smartphone se utilizó para concluir una pieza musical con el estilo de su autor original.

Durante un concierto especial, la reconocida directora mexicana Alondra de la Parra, al frente de la Orquesta Filarmónica de las Américas, interpretó el pasado viernes 22 de marzo Unfinished Symphony LATAM de Huawei, combinando el potencial de la Inteligencia Artificial de Huawei y el talento humano.

De esta forma, la Sinfonía núm. 8  del compositor austriaco Franz Schubert (1797-1828), popularmente conocida como la ‘sinfonía inconclusa’, con algoritmos de Huawei y la composición de Luca Cantor, se completó luego de casi dos siglos.

La composición original fue dejada inconclusa por Schubert hace 197 años, quedando únicamente con los primeros dos movimientos, por lo que esta nueva versión logra una épica conclusión integrando un tercer y cuarto movimientos, lo que crea una experiencia única en su clase.

Unfinished Symphony es una nueva versión de la Sinfonía núm. 8 en si menor del compositor austriaco, que fue terminada por el compositor ganador del Emmy, Lucas Cantor, en colaboración con un modelo de Inteligencia Artificial (IA) creado por Huawei para correr en su smartphone insignia, el HUAWEI Mate 20 Pro.

“Interpretar Unfinished Symphony fue una experiencia verdaderamente fascinante, ya que esta pieza representa las grandes hazañas que puede alcanzar la creatividad humana cuando se conjuga con tecnologías de vanguardia como la Inteligencia Artificial”, comentó Alondra de la Parra. “La tecnología que colaboró en la conclusión de esta sinfonía demuestra que ésta puede ser un catalizador para la creación artística”, explicó la directora mexicana.

De acuerdo con David Moheno, director de relaciones públicas de Huawei Consumer Business Group para Latinoamérica, “Unfinished Symphony representa un gran logro para Huawei, ya que nuestra misión es enriquecer la vida de las personas a través de la tecnología. El ver a cientos de personas conectarse con una obra que Schubert dejó inconclusa hace casi 200 años, y emocionarse al escuchar esta conclusión, es evidencia del puente que estamos construyendo entre la tecnología y las artes.”

Por su parte, Lucas Cantor agregó: “Para un compositor como yo, la Inteligencia Artificial es de gran utilidad, pues es como tener un colaborador sentado junto a ti en todo momento; uno que nunca se cansa, y al que nunca se le acaban las ideas. Simplemente está para ayudarte.”