El automóvil eléctrico que inicia un nuevo camino en México está por llegar en mayo de este año. Este vehículo es 100% ensamblado en la planta ubicada en Puebla por un equipo de mexicanas que forman la plantilla de ZACUA.

Estos autos perfectos para la ciudad, se ensamblan actualmente con 40% de materiales locales y 60% importados, con miras a desarrollar un producto de insumos y producción 100% mexicanos.

La primera serie será de 100 unidades, de los modelos M2 y M3, con la visión de aumentar la línea de producción a más unidades.

La ingeniería de estos vehículos ayuda a sus usuarios a ahorrar el dinero invertido anteriormente en combustible; alcanza una velocidad máxima de 85 km/h, perfecto para el tránsito urbano.

En la planta de ZACUA se ensambla un auto por día a cargo del equipo integrado por mujeres y muestra un futuro más sustentable al no emitir CO2 porque no quema gasolina y puede recargar su batería con facilidad en casa o espacios dedicados a estos automóviles.

Una empresa que marca el camino del futuro en manos mexicanas para reducir los niveles de contaminación del mundo.